Cambio Climático

Clima mundial en 2006.


DECLARACIÓN DE LA OMM SOBRE EL ESTADO DEL CLIMA MUNDIAL EN 2006

Declaración de la OMM sobre el estado del clima mundial en 2006

Reserva de publicación hasta el 14 de diciembre de 2006, a las 17.00 horas TMG

GINEBRA, 14 de diciembre (OMM) – Se calcula que la temperatura media mundial de la superficie en 2006 supera actualmente en 0,42º C el promedio anual registrado entre 1961 y 1990 (14º C/57,2º F), de conformidad con los registros de los Miembros de la Organización Meteorológica Mundial (OMM). Se estima que 2006 es el sexto año más cálido del que se tienen datos. Hasta marzo de 2007 no se publicarán cifras definitivas.

Si se calculan separadamente para ambos hemisferios, en 2006 las temperaturas de la superficie registradas en el hemisferio norte (0,58º C por encima de la media de los últimos 30 años de 14,6° C/58,28° F) harán que este año sea probablemente el cuarto año más cálido y las temperaturas registradas en el hemisferio sur (0,26° C por encima de la media de los últimos 30 años de 13,4° C/56,12° F) situarán a este año en el séptimo lugar según la información registrada con instrumentos de medición desde 1861 hasta hoy.

Desde principios del siglo XX la temperatura media mundial de la superficie ha aumentado aproximadamente en 0,7° C. Sin embargo, ese aumento no ha sido continuo. Desde 1976 la temperatura media mundial ha experimentado un aumento pronunciado, de 0,18° C por decenio. En los hemisferios norte y sur la temperatura media en el período comprendido entre 1997 y 2006 superó en 0,53° C y 0,27° C, respectivamente, a la media registrada entre 1961 y 1990.

Anomalías en la temperatura regional

Las temperaturas de principios de 2006 fueron inusualmente suaves en vastas zonas de América del Norte y en las islas árticas al oeste de Europa, mientras que el invierno fue muy riguroso en Asia, la Federación de Rusia y en partes de la Europa oriental. En el Canadá se registraron el invierno y la primavera más suaves de los que se tengan datos, en los Estados Unidos de América se dio el período más cálido de enero a septiembre jamás registrado y en la isla ártica de Spitsbergen (Svalbard Lufthavn) se registraron anomalías en las temperaturas de enero y abril, con máximas de +12,6° C y +12,2° C, respectivamente.

Un persistente calor intenso afectó a gran parte de la zona oriental de Australia desde finales de diciembre de 2005 hasta principios de marzo y se alcanzaron múltiples récords (p.ej. el segundo día más caluroso registrado en Sydney, con temperaturas de
44,2° C/111,6° F el 1º de enero). La primavera de 2006 (septiembre-noviembre) fue la más cálida de Australia, según los registros que se empezaron a compilar en 1950. Asimismo, se registraron olas de calor en el Brasil desde enero hasta marzo (p.ej. 44,6° C/112,3° F en Bom Jesús el 31 de enero, que fue una de las temperaturas más altas jamás registradas en el Brasil).

Varias partes de Europa y de los Estados Unidos de América fueron azotadas por olas de calor, con temperaturas sin precedentes en julio y agosto. Las temperaturas del aire en numerosas partes de los Estados Unidos alcanzaron 40° C/104° F o incluso más. En julio la media europea correspondiente a la temperatura del aire en la superficie terrestre fue la más elevada que jamás se ha registrado, a saber, 2,7° C por encima de los valores cli­matológicos normales.

El otoño de 2006 (septiembre-noviembre) fue excepcional en vastas zonas de Europa, que superaron en más de 3° C los valores climatológicos normales desde el norte de los Alpes al sur de Noruega. En muchos países se trató del otoño más cálido desde que comenzaran las medi­ciones oficiales: los primeros registros efectuados en el centro de Inglaterra datan de 1659
(1706 en los Países Bajos y 1768 en Dinamarca).

Sequía prolongada en algunas regiones

La prolongada sequía siguió azotando distintas zonas del Gran Cuerno de África, en particular, de Burundi, Djibouti, Eritrea, Etiopía, Kenya, la República Unida de Tanzanía y Somalia. Al menos
11 millones de personas se vieron afectadas por la escasez de alimentos; Somalia fue asolada por la peor sequía en un decenio.

En muchas zonas de Australia la falta de precipitaciones suficientes en 2006 se sumó a una importante sequía existente desde hacía mucho tiempo y, de hecho, vastas regiones prácticamente todavía no se habían recuperado de las sequías de 2002-2003 y 1997-1998. Esas condiciones de sequía persisten desde hace entre 5 y 10 años en algunas zonas y en el suroeste de Australia occidental persisten desde hace unos 30 años.

En los Estados Unidos de América una sequía de moderada a excepcional persistió en algunas zonas del desierto suroccidental y en las llanuras meridionales del este del país, y también en algunas zonas al oeste de los Grandes Lagos. La sequía y el anómalo calor contribuyeron a una temporada de incendios forestales sin precedentes en los Estados Unidos, durante la cual se quemaron más de 3,8 millones de hectáreas a principios de diciembre. En el sur del Brasil la sequía causó daños considerables a la agricultura a comienzos de año, y se calcula que, sólo en las cosechas de soja, se produjeron pérdidas de alrededor del 11%.

China también se vio afectada por una sequía grave. Millones de hectáreas de cultivos resultaron dañados en la provincia de Sichuan en verano y en el este de China en otoño. Otras consecuencias de la sequía fueron importantes pérdidas económicas y una fuerte escasez de agua potable.

Intensas precipitaciones e inundaciones

En el primer trimestre de 2006, hacia el final de la estación de las lluvias de 2005-2006, en casi todos los países del África meridional cayó una cantidad de lluvia satisfactoria. En el África septentrional se produjeron inundaciones en Marruecos y Argelia durante 2006, que causaron daños a las infraestructuras y algunas víctimas. En febrero cayeron precipi­taciones inusualmente intensas en la región de Tindouf, en el desierto del Sahara, a consecuencia de las cuales se produjeron graves inundaciones que dañaron el 70% de la reserva de alimentos y causaron el desplazamiento de 60.000 personas. En Bilma (Níger) en agosto se produjo la precipitación más intensa desde 1923, que afectó a casi 50.000 personas. En ese mismo mes, la precipitación más abundante en 50 años causó importantes pérdidas a la agricultura en la región de Zinder, también en Níger. En agosto las intensas lluvias causaron devastadoras inundaciones en Etiopía, que se cobraron más de 600 vidas. Algunas de las peores inundaciones se produjeron en Dire Dawa y a lo largo de la cuenca del Omo, debido a las crecidas del río. En octubre y noviembre en los países del Gran Cuerno de África se volvieron a registrar intensas lluvias, que conllevaron graves inundaciones. Las zonas más afectadas se encontraban en Etiopía, Kenya y Somalia. En Somalia se están produciendo las peores inundaciones de su historia reciente; en algunos lugares el promedio mensual de las precipitaciones se ha sextuplicado y cientos de miles de personas se han visto perjudicadas. Se considera que las inundaciones de este año son las peores de la región del Gran Cuerno de África en los últimos 50 años. Las intensas lluvias se produjeron tras un período de prolongada sequía, por lo que los suelos resecos no lograron absorber una gran parte del agua de las precipitaciones.

En los primeros meses del año se produjeron intensas precipitaciones en Bolivia y en el Ecuador, a consecuencia de las cuales se produjeron graves inundaciones y desli­zamientos de tierras que afectaron a decenas de miles de personas. A principios de mayo cayeron lluvias torrenciales en Suriname, que provocaron el mayor desastre del país en los últimos tiempos.

Después de la caída de 500 mm. de lluvias torrenciales durante un período de cinco días en febrero, en la Isla de Leyte (Filipinas) se produjo un deslizamiento de tierras a gran escala, que se cobró la vida de más de 1.000 personas. Aunque las precipitaciones totales se aproximaron al promedio estacional, durante la estación del monzón en la India se produjeron numerosos episodios de fuertes lluvias y en varios lugares se registró la precipitación más intensa en 24 horas de la que se tengan datos.

Tan sólo unos meses después de que se produjeran las destructivas inundaciones del verano de 2005 en la Europa oriental, las intensas lluvias y el derretimiento de la nieve provocaron amplias inundaciones a lo largo de la cuenca del Danubio en abril y el río alcanzó el nivel más alto registrado en más de un siglo. Los países que más daños sufrieron fueron Bulgaria, Hungría, Rumania y Serbia, donde cientos de miles de hectáreas resultaron inundadas y decenas de miles de personas salieron afectadas.

Las intensas y persistentes lluvias caídas del 10 al 15 de mayo causaron inundaciones históricas en Nueva Inglaterra (Estados Unidos de América) que, en algunas zonas, resultaron ser las peores en 70 años. En la zona del Atlántico central y el nordeste de los Estados Unidos se produjeron precipitaciones excepcionalmente intensas en junio. Se realizaron numerosos registros diarios y mensuales y las lluvias causaron inundaciones generalizadas, que obligaron a evacuar a unas 200.000 personas. En Vancouver (Canadá) se observó el mes de noviembre más húmedo, con una precipitación de 351 mm., que suponía casi el doble del promedio de precipitación acumulada.

Evolución de un episodio moderado de El Niño a finales de 2006

Las condiciones en el Pacífico ecuatorial desde diciembre de 2005 hasta el primer trimestre de 2006 presentaron algunas características que suelen ser propias de los episodios de La Niña.
Sin embargo, no originaron un episodio de La Niña en toda la cuenca e incluso, en abril, desaparecieron las características débiles de La Niña. En el segundo trimestre de 2006 la mayoría de los indicadores atmosféricos y oceánicos reflejaron unas condiciones neutras, pero en agosto las condiciones de la parte central y occidental del Pacífico ecuatorial empezaron a parecerse a las fases iniciales de un episodio de El Niño (véase el comunicado de prensa nº 765 de la OMM). A finales de año se han producido anomalías positivas de la temperatura de la superficie del mar en la cuenca del Pacífico tropical. Según el consenso generalizado, se prevé que el episodio de
El Niño continuará al menos durante el primer trimestre de 2007.

Tifones devastadores en el sureste de Asia

En el noroeste del Pacífico se produjeron 22 ciclones tropicales (el promedio es de 27), de los cuales 14 se clasificaron como tifones. Los tifones Chanchu, Prapiroon, Kaemi, Saomai, Xangsane, Cimaron y la tormenta tropical Bilis se saldaron con muertes, víctimas y graves daños a la región. Los ciclones tropicales que tocaron tierra causaron más de 1.000 víctimas mortales y pérdidas económicas de 10.000 millones de dólares EE.UU. en China, lo que hizo de 2006 el peor año de todo el decenio. El tifón Durian afectó aproxi­madamente a 1,5 millones de personas en Filipinas entre noviembre y diciembre de 2006; se cobró más de 500 vidas y todavía hay cientos de personas desaparecidas.

Durante la temporada de huracanes del Atlántico de 2006 se formaron nueve tormentas
tropicales con nombre (el promedio es de diez). Cinco de esas tormentas se convirtieron en huracanes (el promedio es de seis) y dos de ellas fueron huracanes “importantes” (de categoría tres o superior en la escala de Zaffir-Simpson). En la parte oriental del Pacífico norte se formaron 19 tormentas con nombre, lo que supera con creces el promedio de 16; de esas 19 tormentas, once alcanzaron fuerza de huracán y seis se calificaron como graves.

En la cuenca australiana se formaron doce ciclones tropicales, dos más que el promedio a largo plazo. El ciclón tropical Larry que se abatió sobre Queensland resultó ser el ciclón que tocó tierra con más intensidad desde 1918 y destruyó entre el 80 y el 90% de la cosecha de plátano australiana.

Agotamiento de la capa de ozono en la Antártida y el Ártico

El 25 de septiembre se registró el mayor tamaño del agujero de ozono de la Antártida en 2006, a saber, una superficie de 29,5 millones de km², que es ligeramente superior a los 29.4 millones de km² registrados en septiembre de 2000. Ambos valores son tan similares que podría considerarse que el agujero de ozono de esos dos años es de igual tamaño. El tamaño y la persistencia
de la superficie del agujero de ozono de 2006, con un déficit de la masa de ozono de
40,8 megatoneladas (que también constituye un récord), puede explicarse por la continua presencia de niveles casi máximos de sustancias que agotan la capa de ozono, sumada a un invierno estratosférico particularmente frío.
Las bajas temperaturas de comienzos de enero propiciaron una pérdida del 20% de la capa de ozono sobre el Ártico en 2006 (véase el comunicado de prensa nº 760 de la OMM). Las tempe­raturas más suaves que se dieron a finales de enero evitaron la amplia pérdida de ozono que se observó en 2005.

Continúa la disminución de la capa de hielo del Ártico

En el año 2006 continúa la tendencia a una disminución pronunciada de la capa de hielo del Ártico. La superficie media de la capa de hielo durante el mes de septiembre fue de 5,9 millones de km², la segunda más baja registrada, que supera al récord de 2005 en 340.000 km². Si se incluyen los niveles de 2006, actualmente el ritmo de disminución de la capa de hielo en septiembre es de aproximadamente -8,59% por decenio, o de 60.421 km² al año.

Fuentes de información

La presente información preliminar para 2006 se fundamenta en observaciones realizadas hasta finales del mes de noviembre desde redes de estaciones meteorológicas en superficie, barcos y boyas. Los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales de los Miembros de la OMM recogen y distribuyen permanentemente esos datos. No obstante, preocupa el estado de degradación de las plataformas de observación de algunas partes del mundo.

Hay que señalar que los análisis de la temperatura mundial efectuados por la OMM, que responden a una práctica ya establecida, se basan en dos conjuntos de datos distintos. Uno es el conjunto de datos combinados conservado en el Centro Hadley de la Oficina Meteorológica del Reino Unido y en la Unidad de Investigación sobre el Clima de la Universidad de East Anglia (Reino Unido). El otro es el conjunto de datos conservado en la Administración Nacional del Océano y de la Atmósfera (NOAA) del Departamento de Comercio de los Estados Unidos de América. Los resultados de los conjuntos de datos anteriores son comparables; en ambos casos se indica que 2006 será probablemente el sexto año más cálido a nivel mundial.

Se facilitará información más amplia y actualizada en la Declaración anual de la OMM sobre el Estado del clima mundial en 2006, que se publicará a principios de marzo de 2007.

Este es un comunicado de prensa conjunto publicado en colaboración con el Centro Hadley de la Oficina Meteorológica del Reino Unido, la Unidad de Investigación sobre el Clima, la Universidad de East Anglia (Reino Unido), el Centro Nacional de Datos Climáticos, el Servicio nacional de satélites, datos e información sobre el Medio Ambiente y del Servicio Meteorológico Nacional, estos tres últimos dependientes de la NOAA. También han contribuido a la elaboración del presente comunicado algunos países Miembros de la OMM, a saber: Alemania, Australia, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Canadá, China, Dinamarca, India, Irlanda, Francia, Hungría, Japón, Mauricio, Marruecos, Nueva Zelandia, Países Bajos, Noruega, Rumania, Suecia y Suiza, e instituciones como el Centro Africano de Aplicaciones de la Meteorología al Desarrollo (ACMAD).

La Organización Meteorológica Mundial es el portavoz autorizado

de las Naciones Unidas sobre el tiempo, el clima y el agua

*************

Para más información, diríjase a:

Sr. Mark Oliver, Encargado de prensa de la Oficina de comunicación y de relaciones públicas, Organización Meteorológica Mundial. Tel.: +41 (0)22 730 84 17; correo electrónico: moliver@wmo.int

Sra. Carine Richard-Van Maele, Jefa de la Oficina de comunicación y de relaciones públicas, Organización Meteorológica Mundial. Tel.: +41 (0)22 730 83 15; móvil: +41 79 406 47 30; correo electrónico: cpa@wmo.int

Sitio web: http://www.wmo.int

diciembre 21, 2006 - Posted by | Uncategorized

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: